Wall Street aún apuesta por triunfo de Macri en elección de 2019

La mayoría de los inversores cree que el presidente argentino Mauricio Macri será reelegido el próximo año a pesar de la fuerte recesión económica que atraviesa el país, según una encuesta publicada el jueves por la consultora bonaerense Poliarquía.

Los inversores estiman una alta probabilidad –más de un 70 % – de que Macri se enfrente a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en una segunda vuelta a fines del próximo año. Dicen que Macri tiene un 56 por ciento de probabilidad de ganar, mientras que estiman en un 22 %  la posibilidad de que Fernández vuelva a ser presidenta. Los operadores del mercado ven una probabilidad de un 38 % de que otro candidato peronista aparte de Kirchner gane las elecciones.

Poliarquía encuestó a 80 inversores, de los cuales un 60 % reside en Estados Unidos y el resto en Europa y América Latina. Las empresas abarcan desde fondos de cobertura hasta bancos de inversión y fondos de pensiones. La encuesta se llevó a cabo entre el 26 de octubre y el 2 de noviembre.

La opinión optimista de los inversores contrasta con la de los votantes en Argentina. El índice de aprobación de Macri está cerca del nivel más bajo de su presidencia, luego que la confianza de los consumidores se desplomara tras una crisis cambiaria. La economía argentina estará en recesión este año y el próximo.

Fernández, actualmente senadora, tiene un índice de aprobación levemente más alto, según otra encuesta dada a conocer esta semana. Aunque todavía goza de una fuerte base de apoyo, Fernández y sus antiguos aliados se han visto envueltos en una serie de acusaciones de soborno y varios antiguos asesores han terminado en la cárcel, mientras que la propia Fernández podría enfrentar un proceso judicial. Por ahora, tiene inmunidad parlamentaria.

“Cabe destacar que, a pesar de la grave situación económica en Argentina en este momento, el mercado espera una victoria del partido gobernante en las elecciones del próximo año”, dijo Alejandro Catterberg, director de Poliarquía.

Después de llegar a la presidencia a finales de 2015 en una ajustada carrera, Macri rápidamente levantó los controles de capital y resolvió una disputa de una década con fondos de cobertura por la deuda incumplida. Su gobierno emitió decenas de miles de millones de dólares en nueva deuda, incluido un bono a 100 años, y entregó a los inversores sólidas ganancias hasta que la cruda realidad golpeó a la administración este año.

Cuando Estados Unidos comenzó a subir las tasas a un ritmo más rápido, los inversionistas comenzaron a castigar a los países con altos déficits en cuenta corriente y fiscales. Argentina fue el país más afectado por la venta masiva junto con Turquía. El peso ha caído un 48 % en 2018, mientras que los bonos del gobierno en dólares han perdido un 12 por ciento, el peor desempeño en los mercados emergentes después de Zambia. El emblemático bono centenario se negocia actualmente a 77 centavos de dólar con un rendimiento de un 9,2 %.

Los participantes del mercado dan un 13 % de probabilidad de que el partido Cambiemos incumpla el pago de la deuda soberana después de las elecciones de 2019 contra un 74 % en caso de que Fernández gane la elección. Si gana un candidato peronista más moderado, las probabilidades de incumplimiento se estiman en un 38 % en la encuesta.

Las permutas de incumplimiento crediticio de Argentina actualmente estiman una probabilidad de un 32 % de impago durante los próximos cinco años.

Cuando se les preguntó qué tan optimistas o pesimistas eran, el 73 % respondió algo optimista y el tres por ciento muy optimista. Sólo el tres por ciento era muy pesimista y el 22 % algo pesimista.

Fuente: Reuters


Source: Economia