Una calificadora de riesgo alerta sobre la vulnerabilidad de la economía argentina

La calificadora de riesgo Fitch indicó que la Argentina es uno de los países más vulnerables a los shocks externos producto de su déficit fiscal, la necesidad de financiamiento externo y por su alta inflación, que genera una economía muy dolarizada.

Así lo indicó el jefe de riesgo soberano global, James McCormack, que estuvo acompañado en la entrevista con LA NACION por el director gerente para América Latina, Peter Shaw, y el director en Brasil, Rafael Guedes. McCormack además señaló que el país tiene la calificación B, “un nivel muy bajo”, que hace que la Argentina esté a “uno o dos shocks de experimentar un mayor grado de agotamiento”.

-¿Qué está pasando con las economías en el mundo?

-Los eventos económicos que vemos son muy positivos en cuanto a crecimiento. La economía estadounidense crece muy fuerte, lo mismo que China, aunque algo más lento, y Europa se está desacelerando, pero crece. Sin embargo, hay una serie de cuestiones que hacen ruido, como los mayores riesgos que generan los conflictos en el comercio internacional, y lo que ocurra con la tasa de interés y el dólar en Estados Unidos. Las condiciones financieras globales se están tornando más estrictas y eso impacta directamente en los mercados emergentes.

-¿Qué predicciones hacen sobre estas dos cuestiones?

-En lo que respecta a la guerra comercial, nuestra visión es que las cosas van a ponerse peor por un par de razones: el déficit comercial en Estados Unidos va a crecer y si la administración estadounidense tiene como objetivo achicar el déficit, no creemos que eso vaya a ocurrir en el corto plazo, por lo que van a seguir con la agenda comercial que tienen. Por el lado de la tasa de interés, estamos convencidos de que la Reserva Federal [la Fed, el banco central de Estados Unidos] está determinada en persuadir una normalización en la política monetaria, lo que significa tasas de interés más altas. El mayor crecimiento apoya esa teoría y ya comenzamos a ver una suba en la inflación. Creemos que habrá un dólar más fuerte, que es el riesgo más grande para los mercados emergentes.

-¿Cómo afecta a los mercados emergentes?

-La Argentina es un buen ejemplo de un país expuesto a estos cambios. Principalmente, por el gran requerimiento de financiamiento externo en moneda extranjera, que es lo que los hace vulnerables a cambios en los mercados.

-¿Cómo ve la situación de la Argentina?

-El país tiene una clasificación B, que es un nivel bastante bajo. Tuvimos que revisar varios de nuestros gráficos del país este año, sobre todo la tasa de crecimiento, que cambió considerablemente. Ahora, hasta hay dudas de si realmente la economía va a crecer este año, que es un gran cambio con las estimaciones que había a fines de 2017. Los niveles de clasificación están basados en cuestiones de estructura (el sistema bancario, el riesgo político, etc.), la macroeconomía (predicciones de crecimiento), el financiamiento externo y las cuentas públicas. Tenemos que pensar en los dos últimos componentes para analizar el contexto argentino. En muchos países emergentes tenemos que pensar en uno o en el otro. Acá se relacionan los dos, porque generar presión en el otro (el déficit fiscal y el contexto externo más incierto). Dado que el nivel de calificación está en B, que ya es un nivel muy bajo, no queremos dar la impresión de que estamos pensando en bajar la clasificación, creemos que en la categoría B hay tolerancia a tanto mayores progresos como a peores condiciones.

-¿Puede la Argentina pagar su deuda externa?

-Sí, sino no tendría una B, tendría una clasificación más baja. Pero la B nos dice que los países en esa categoría están a uno o dos shocks de experimentar mayor grado de agotamiento. Pero seamos claros, hay un programa del FMI, que significa un nivel importante de apoyo externo para la Argentina. Las reservas en moneda extranjera se están recuperando y no anticipamos ninguna eminente presión externa de refinanciamiento.

-¿En qué sentido el acuerdo con el FMI respalda la credibilidad del país?

-Es muy importante el programa. Por el lado fiscal, por cómo es la agenda, ahora podemos estar más seguros que la Argentina se moverá más lejos y más rápido con el apoyo del FMI. El otro tema es la independencia del Banco Central y cómo afecta positivamente en el mercado financiero.

Fuente: Reuters


Source: Economia