Moody’s no ve peligrar la ‘triple A’ de EEUU a corto plazo

La agencia de calificación crediticia Moody’s considera que la máxima nota de solvencia (‘Aaa’) de la deuda de Estados Unidos no corre peligro a corto plazo, tal como indica la perspectiva estable asignada al rating, incluso si las autoridades de la mayor economía mundial no llegan a un acuerdo para elevar el techo de deuda.

 “La perspectiva estable del rating ‘Aaa’ de EEUU refleja la opinión de Moody’s de que el techo de deuda será finalmente elevado y que, incluso si no lo fuera, la probabilidad de que EEUU cometa un impago de deuda es baja”, señala la agencia.
 En este sentido, la calificadora de riesgos confía en que, en caso de que este techo de deuda no se hubiese incrementado al agotarse las medidas extraordinarias, se dará prioridad al pago de intereses de la deuda, ya que el impago de la deuda tendría implicaciones negativas para el rating.

Moody’s señala que la nota ‘Aaa’ de EEUU se encuentra respaldada por “formidables fortalezas”

No obstante, al margen de las negociaciones para elevar el techo de deuda, Moody’s señala que la nota ‘Aaa’ de EEUU se encuentra respaldada por “formidables fortalezas”, aunque apunta que el creciente gasto social subraya la importancia de una política fiscal eficaz para el perfil de crédito del país en los próximos años.

“El rating del país se apoya en una economía dinámica y competitiva, el papel único que desempeña el dólar en los mercados financieros, así como sobre el mercado de bonos más líquido, características que permiten a EEUU asumir una mayor carga de deuda que otros países”, afirma Moody’s.

Sin embargo, la agencia advierte de los importantes desafíos crediticios que afronta EEUU, particularmente en el plano fiscal, ya que en ausencia de medidas para compensar el aumento del gasto relacionado con el envejecimiento de la población o para elevar significativamente los ingresos públicos, la deuda aumentará en los próximos años.

“Incluso si el Gobierno adoptase medidas para estabilizar la ratio de deuda, algo políticamente difícil, el coste del servicio de la deuda consumirá una proporción cada vez mayor del gasto a medida que los tipos de interés se normalizan desde los bajos niveles actuales”, añaden los analistas de Moody’s.

S&P es la única de las tres grandes agencias de calificación que no asigna la máxima nota de calidad a la deuda estadounidense, después de que en agosto de 2011 decidiera rebajar el rating de EEUU a ‘AA+’ en medio de las negociaciones que por aquel entonces también mantenían demócratas y republicanos para elevar el techo de deuda.

Fuente: Reuters


Source: Economia