El bitcoin se desploma por debajo de los 6.000 dólares y arrastra a las ‘criptos’

Después del modesto rebote del lunes, el mercado de las criptomonedas ha reanudado sus recientes caídas, con un nuevo mínimo en la capitalización total de las divisas de cifrado que ha cedido por primera vez en 2018 los 200.000 millones de dólares. El bitcoin se ha desplomado hasta niveles cercanos a sus mínimos anuales del 18 de junio y se ha llegado a cambiar de manos en los 5.900 dólares.

 La de Satoshi Nakamoto, que ha perdido por primera vez desde junio los 6.000 dólares, remonta desde estos niveles de precio, hasta los 6.060 dólares, aunque se mantiene en el rojo, según datos de CoinMarketCap. La más operada de las monedas digitales, que ha elevado su dominancia sobre las ‘altcoins’ hasta el 54%, ha arrastrado en su declive al resto de monedas más cotizadas, que dejan caídas de doble dígito. El ethereum, el ripple y el bitcoin cash pierden un 15% de media, con caídas que alcanzan nuevos mínimos de este 2018 y que lo son también de 11 meses para la creación de Vitalik Buterin, que se devalúa hasta los 268 dólares.

El rebote del lunes fue un oasis en medio de varias jornadas de caídas, en parte debido al incremento de los volúmenes en las plataformas de comercio de ‘criptos’ turcas, en plena crisis de la lira. Pero una vez superado el repunte, la tendencia bajista principal ha vuelto a dominar la operativa de este mercado, que protagonizó en julio un repunte que llevó al bitcoin hasta los 8.000 dólares, desde el cambio más bajo en el año de los 5.800 dólares del mes anterior.

De ahí, la moneda perdió de nuevo un 20% en los primeros compases de agosto, hasta la franja de los 6.100 hasta donde se depreció la más operada de las monedas digitales tras el revés legal al primer fondo cotizado (ETF) de la de Nakamoto, que espera el permiso de la Securities Exchange Comission (SEC) de EEUU.

RETRASOS EN EL PRIMER ETF

Los vaivenes de las divisas virtuales certifican que el mercado ha fallado en su intento de reestructurarse al alza apoyándose en el tirón de los inversores turcos, después de que la semana pasada trascendiera la noticia de que el supervisor de los mercados financieros estadounidense ha aplazado hasta septiembre su decisión sobre el ETF conjunto de la firma de inversión VanEck y la startup basada en el Blockchain SolidX. La petición se presentó ante la SEC en junio y el mercado esperaba una resolución favorable este verano.

Ahora, la SEC se ha dado dos meses de plazo para aprobar el cambio regulatorio que permitirá a este fondo iniciar sus operaciones en la plataforma BZX del Chicago Board Operations Exchange (CBOE). Esta decisión supondrá que se apruebe por primera vez un vehículo de inversión de estas características, lo que pone la alfombra roja al dinero institucional. No obstante, son muchas las voces que alertan de que la respuesta del regulador estadounidense no llegará hasta 2019.

Fuente: Bolsamania.com


Source: Economia