Después de la euforia, Brasil enfrenta su realidad política

Los mercados brasileños le dieron la bienvenida al primer mes de Jair Bolsonaro en la presidencia con fuertes ganancias. Ahora, con la toma de posesión del nuevo Congreso, es probable que otros avances dependan de la capacidad del gobierno para cumplir sus promesas.

El índice de referencia Ibovespa tuvo su mejor mes en un año en enero, ayudado por un contexto más favorable para los mercados emergentes y el optimismo que rodea al gobierno de Bolsonaro.

El nuevo equipo se ha comprometido a seguir una agenda favorable al mercado, incluida la privatización de empresas estatales ineficientes, reformas fiscales y otras medidas para apuntalar la mayor economía de Latinoamérica. Ese programa también ha impulsado el real brasileño, que aumentó más de 6,2 % el mes pasado.

Con el retorno del congreso el viernes a sus labores, los inversionistas observarán de cerca uno de los principales riesgos para los mercados: cómo reunirá Bolsonaro el apoyo de los legisladores para llevar a cabo la reforma a la seguridad social. Las administraciones anteriores no aprobaron la ley de pensiones, que se considera clave para equilibrar el presupuesto de Brasil.

Si bien los candidatos que lideran la Cámara de Representantes y el Senado han respaldado una agenda reformista, se espera que los riesgos de implementación persistan, especialmente mientras Bolsonaro intenta consolidar su base y conversa con los comités de partido, en lugar de negociar directamente con los líderes.

“Esta es una experiencia que aún debe consolidar su éxito” aseguró Rogerio Xavier, socio fundador de SPX Capital y uno de los gerentes de fondos de cobertura más destacados de Brasil, en un evento en Sao Paulo a principios de esta semana.

La firma de consultoría política Eurasia Group calcula en 30 % la probabilidad de que la reforma de las pensiones no se apruebe este año, pero cree que la estrategia de negociación de Bolsonaro tendrá que evolucionar para tener éxito. “El riesgo de ejecución” es considerable, señala Christopher Garman, director general de Eurasia para América.

El director ejecutivo de Trigono Capital, Frederico Mesnik, dice que la reforma debe pasar por el Congreso en la primera mitad del año, antes de que el capital político de Bolsonaro se debilite y los problemas fiscales de Brasil se profundicen. “Hemos estado tratando de aprobar la reforma durante dos años. Ahora estamos al final del tiempo extra: el que anota, gana el partido”.

Fuente: Reuters


Source: Economia